Se les llama vampiros porque son chupópteros, pero no de sangre, si no de energía. La mayoría de las veces lo hacen de forma inconsciente y sin intención de dañar. Todos hemos conocido o conocemos alguna persona que cuando estamos en su presencia nos sentimos cansados, desmotivados e incluso tristes. Esto se debe a que hemos estados expuestos a un ataque psíquico. Si esta situación perdura mucho tiempo, es posible que lleguemos a enfermar. Pues nuestras defensas se irán debilitando dejándonos flojos y sin la energía que necesitamos para vivir sanos.

Todos, de una u otra forma, somos vampiros energéticos. Todos estamos  robándonos energía mutuamente, pues nos movemos por atracción hacia otras personas, bien porque nos aportan algo que no tenemos o algo que sí tenemos y no lo sabemos y debemos potenciar.

Cuanto más alto vibramos, menos necesitamos vampirizar a los demás, porque tenemos nuestra propia energía sólida y estable.

Un aura poco desarrollada y con recursos energéticos deficientes, tiende a crear un patrón de comportamiento de adaptación que suele invadir el aura de otras personas y absorber su energía. Este fenómeno se llama vampirismo psíquico y tiene como resultado un aumento en las reservas de energía del vampiro psíquico y el desgaste o agotamiento energético de la otra persona.

El ser humano debido a su debilidad en el cuerpo emocional  y el no saber gestionar situaciones que a veces vive, necesita energía extra  y se acerca a aquellas personas que se la pueden proporcionar. En otras ocasiones el ataque es intencionado y la persona sabe perfectamente a quien se acerca y que le puede dar.

El ataque de un vampiro deja el aura con un vació, tipo neblina. A pesar de que una interacción de este tipo puede durar tan solo unos minutos, los efectos  sobre la persona pueden notarse durante varios días. La falta de energía, los mareos, la tensión muscular, la dificultad de concentración, los dolores de cabeza y las náuseas son algunos de los efectos más comunes sentidos por las víctimas; sin embargo, sucesivos ataques de este tipo pueden producir fatiga crónica, desajustes en el sueño, irritabilidad, depresión, e incluso enfermedad física.

Es muy habitual encontrar este tipo de vampiros inconscientes en personas moribundas , ancianos y enfermos de cualquier tipo, física, mental o emocionalmente. Puesto que su ser esta débil y necesita energía tomándola del entorno.

ALGUNOS TIPOS DE VAMPIROS:

– Pobre de mí o víctima -Intimidador  -Interrogador  – Culpado  – Reyes del drama   – El distante

–  Conversador constante   – El adicto a yugular  -Chismoso     -Malhumorado – Chantajista  –  Manipulador

PROTECCIÓN  CONTRA   LOS  VAMPIROS

1-Trabar los dedos: tan pronto como sospeches que un ataque es inminente o que está sucediendo, junta la punta de los dedos pulgares y medio de cada mano formando dos círculos. Junta las dos manos y haz un ocho con los dedos.

2-Protección energética. Mantén los círculos, cierra los ojos y visualiza un escudo de energía poderosa que protege toda tu aura y que repele cualquier invasión de fuerzas extrañas. El color para la  protección es el azul y en algunos casos el dorado.

3-Infundir energía: Visualiza el centro de tu  plexo solar, entre el pecho y el ombligo. imagina que en ese centro hay un sol resplandeciente que con cada inhalación comienza a expandirse cada vez mas, hasta cubrir todo tu cuerpo y tu aura. Llénate de energía protectora y di:

“Estoy rodeado de un escudo de poder protector. Estoy seguro y a salvo.”

PROTECCIÓN ANTE ENERGÍAS INTRUSAS O DE BAJA VIBRACIÓN CON CUÁNTICA:

Hay diversas herramientas cuánticas que nos ayudarán a la hora de protegernos de energías externas.

  • Activo esfera de luz blanca diamantina de protección de energías del astral o de baja vibración.
  • Activo transmutador cuántico de transmutación de energía negativa en energía positiva.
  • Activo merkaba de luz con triple protección de sueños y rutas seguras.( Este es para la  noche.)

  LA MAYOR PROTECCIÓN QUE TIENE EL SER HUMANO  ES SER EL MISMO,  EN PUREZA Y AMOR INCONDICIONAL.

Si deseas más información o estás interesado en estos temas, realizamos un curso sobre el aura y las energías que nos rodean.

En el aprenderás a ver y sentir el aura, diferenciar sus patrones, como grietas, puntos de luz u oscuridad, parásitos energéticos, liberación de entidades etc… Este curso se da en Aranjuez, Leganés y Burgos en presencia y también está la posibilidad de hacerlo on line la teoría y luego las practicas en presencia. Infórmate si así lo sientes.

A %d blogueros les gusta esto: