Somos seres espirituales viviendo en una experiencia física. Nada en la creación se destruye o muere, puesto que todo es energía en constante movimiento. Cuando morimos en esta encarnación, nuestro cuerpo se transforma en cenizas, o abono, o arena. Nuestro espíritu al tener una energía mas elevada, pasa a planos también mas elevados.

Todo en el universo esta en constante evolución. El espíritu debe seguir su camino como viajero estelar que es, en busca de su verdadera esencia y misión. Cada estado de vibración se adapta al entorno del que es origen. El humano se encuentra en la tierra, pertenece a ella, es su hábitat, así como el oso polar vive en el Polo Norte. ¿Te imaginas a un oso en el desierto?

 La tierra ya no es lugar para espíritu desencarnado.  Para que el alma de la persona fallecida o espirítu  pueda estar aqui, debe hacer un gran esfuerzo y  adaptarse  pues este no es su verdadero hábitat.

¿Como se mantienen los espíritus entonces en este plano? Se mantienen gracias a la energía que le da el humano con el que se encuentran. Lo que sucede entonces es que  la energía de la persona baja y la del alma errante sube.

Enfermedades y estados anímicos sin diagnostico medico son una de las confirmaciones de que algo energético esta debilitando a la persona que lo padece. Síntomas como altibajos en el carácter, ahora estoy contento.. ahora estoy enfadada..Pesadillas, dormir mal, escalofríos, sensación de que te observan, accidentes repetitivos etc..  son  algunos de los síntomas que nos dan la posibilidad de que hay una energía intrusa invadiendo el campo energético, la casa o  lugar de trabajo. Si esto no se corrige a tiempo, puede causar grandes estragos o enfermedades de todo tipo en la vida de la persona.

Ya lo dice la Biblia, dejar que los vivos estén con los vivos y los muertos con los muertos.

El sábado 2 de Mayo daré una clase sobre este tema y os aportaré alguna recomendación para poner un poco de  orden.

terapiaspangea.com

A %d blogueros les gusta esto: